Lo que realmente necesita un paciente con cáncer.

Un paciente con cáncer necesita menos lástima, más empatía y mucha compasión.

El otro día iba manejando por una calle muy cerca de mi casa, y vi en el semáforo esperando para cruzar, a un señor con cierta discapacidad en las piernas, al momento de cruzar se veía que lo hacía con cierta dificultad. En ese momento me di cuenta que verlo en esa situación generaba en mí un sentimiento de lástima, era una sensación de incomodidad, pues el verlo me lastimaba.

Todos esos pensamientos que pasaron por mi cabeza en aquel momento, me hicieron cuestionar si la lástima que sentía por aquel señor era algo malo, pues después de todo, el señor con todo y su discapacidad estaba siendo autosuficiente, independiente y valiente al cruzar la calle. ¿Por qué siempre que vivo situaciones similares, lo primero que siento es pesar o lástima, en lugar de reconocimiento, valentía y resiliencia?

Después de procesarlo y meditarlo, llegue a la conclusión que sentir lástima es algo bueno, pues es un signo de que tenemos sentimientos y emociones, pues somos humanos. Sin embargo, mi siguiente cuestionamiento fue: ¿Es suficiente tener lastima o debemos ir más allá de ese sentimiento?, ¿Qué me dicen de la empatía o la compasión?

Honestamente creo que en muchas ocasiones es muy fácil para todos nosotros llegar al sentimiento de lástima y dejarlo ahí, pues definitivamente es más simple y mucho menos doloroso que ir más allá.

Lo mismo pasa con la gente que tiene cáncer.

Y creo que el problema aquí es el mismo, cuando nuestro familiar , amigo o conocido es diagnosticado con cáncer, muchas veces por temor a sufrir nos quedamos con un sentimiento de lástima y no vamos más allá, sin embargo, creo que si realmente queremos a aquella persona que sufre , debemos esforzarnos en convertir ese sentimiento de lástima en empatía y a su vez esa empatía evolucionarla y transformarla en compasión, pues hasta ese momento es cuando realmente estamos haciendo algo para ayudar al otro, hasta ese momento estamos participando en la vida del otro.

En el lenguaje cotidiano para muchas personas el sentimiento de compasión y lástima es lo mismo; sin embargo es importante distinguirlos pues la lástima se queda en una mera apreciación; es un sentimiento pasivo. En cambio, la compasión se distingue por ser un sentimiento activo de cercanía y sincera conexión con el que sufre, generando un deseo sincero de ayudar. Para lograr esta conexión antes debemos desarrollar la empatía, es decir, debemos ser capaces de ponernos en los zapatos del otro y ver la vida desde su trinchera.

Es evidente que existen ciertas situaciones que aunque queramos no podemos ayudar al que sufre, sin embargo, en la mayoría de las veces, sí se puede ayudar y hacer algo por el otro.

Aquí dejo un ejemplo sencillo en el que podemos entender de una mejor manera la diferencia entre lástima y compasión.

Una señora anciana va pasando por la calle, con una bolsa llena de manzanas, de repente se le zafa de las manos la bolsa que llevaba cargando y las manzanas salen rodando por todo el piso. Lástima es mirarla, sentirse mal al respecto y seguir caminando, y compasión sería ayudar a la señora a levantar cada una de sus manzanas y colocarlas en la bolsa.

Esto nos pasa a muchos enfermos, en ocasiones estamos rodeados de esa señora o señor que va caminando enfrente de la anciana, y que “siente feo” ver nuestras manzanas caer al suelo, sin embargo, su sentimiento se queda en eso, un sentimiento intangible, que sinceramente muchas veces no nos sirve de nada a nosotros los enfermos.

Y no juzgo a aquellas personas, pues tener lástima, es un sentimiento incómodo, el cual muchas veces tratamos de evitar volteándonos para el otro lado o ignorando la situación que lo provoca, pues en ocasiones es muy doloroso y difícil de lidiar con. Imagínate ahora el dolor o la incomodidad que genera tener compasión de aquella anciana, y estar aún más involucrado en la situación. El saber no solo que se le cayeron las manzanas, sino saber que tuvo que caminar 4 horas para poder llegar a aquel momento en el que todo comenzó.

La diferencia entre lástima y compasión, es que la segunda no sólo se queda en sentimientos de dolor, incomodidad o culpa, sino que va ligada también a sentimientos de satisfacción y paz, pues por más pequeña que parezca tu ayuda hacia aquella persona, le hiciste el día un gramo mas ligero, o simplemente le demostraste que no esta sola.

Y todos nos deberíamos de hacer la misma pregunta en aquellos momentos, ¿Qué hago yo con aquel sentimiento de lástima, lo ignoro o logro evolucionarlo?

Muchas veces no son las palabras, sino los actos. No porque sientan impotencia de vernos como nos ven, significa que no nos están ayudando, porque la realidad es que nos están ayudando con el hecho de estar o escuchar.

La compasión significa en latín, sufrir juntos, lidiar juntos con las emociones, simplemente eso es lo que necesitamos.

Algunas acciones de compasión hacia un familiar o amigo con cáncer.

  • Hazle saber que estas con él o ella aunque no necesariamente lo estés fisicamente.
  • Acepta que vivirás momentos dolorosos e incómodos junto a tu ser querido, y eso esta bien.
  • Aprende a simplemente escuchar.
  • Reconoce que no puedes solucionar su situación, pero sí la puedes hacer mejor acompañándolo en el proceso.
  • Acepta que a veces las palabras de aliento no son suficientes o necesarias.

[En memoria de Nancy 29.04.2021]

Laura

Bienvenido a este espacio, por el cual platico mi experiencia con melanoma y la forma en que veo la vida después de ser tocada por esta enfermedad- Laura A

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store