Creando rituales para enfrentar al cáncer de la mejor manera posible.

Es un hecho que cuando tienes o has tenido cáncer, pasarás por momentos que pueden llegar a ser complicados, estresantes, dolorosos y muy tristes en muchas ocasiones; habrán actividades incómodas o “desagradables” que deberás hacer repetidamente, como: una biopsia, los 30 o 45 minutos de espera afuera del consultorio de tu doctor cada 15 días, cada mes o cada tres meses, según sea el caso, tu tratamiento como tal, o los momentos previos a un estudio médico, etc. Todas estas actividades se convertirán en parte cotidiana de tu vida por un largo tiempo, es por eso que debemos tratar de pasarlas de la mejor manera posible, y es por eso que quiero hablarte de los rituales.

Un ritual es un conjunto de acciones que se realizan principalmente por un valor simbólico, dicho esto, creo que nosotros debemos crear nuestros propios rituales que agreguen valor positivo, y que sobre todo, nos ayuden a enfrentar mejor determinadas situaciones de nuestra vida. No debemos esperar a que estos ambientes o momentos se den de forma natural o que lleguen por si solos, pues esto no sucederá.

Y no te estoy motivando a crear rituales súper complejos, pueden ser las cosas más sencillas las que te hagan sentir mejor, por ejemplo: una buena playlist ( lista de música), relajarte y recostarte junto a una vela aromática, poniendo algún aceite esencial en tu recámara, tomarte un té o café con un postre que te encante viendo tu película favorita, o simplemente salir al patio y sentarte en el pasto a meditar, o colorear, cocinar, etc.

Con esta enfermedad, me he dado cuenta que uno necesita esforzarse en crear momentos agradables, llenos de paz, pues es un hecho que habrán muchos otros que no serán tan agradables, y no los tengas que ni planear. Te propongo crear rituales que te ayuden a cargarte de pila para seguir este largo camino.

Observa e identifica aquellos momentos en los que necesitas “ayuda” ya sea para sentirte más animado, más motivado o menos nervioso o ansioso, y ahí es donde debes ponerte a trabajar creando tus rituales.

Les contaré cuales son algunos de los rituales que en lo personal me han servido mucho, en situaciones específicas.

  • La música y mis playlists, la mejor medicina para subirme los ánimos o tranquilizarme antes de un estudio.

En lo personal, la música es algo que siempre me ha gustado, desde chiquita he estado rodeada de música, tengo recuerdos de mi mamá escuchando música todo el tiempo, en el coche, en la casa mientras cocinaba, limpiando, etc. La música tiene la magia de tocar tus emociones y de multiplicarlas, así como el jabón con las burbujas; creo que a veces menospreciamos el impacto que puede llegar a generar en nuestro estado de ánimo.

En realidad tengo 2 listas de música que me sirven mucho en dos situaciones totalmente diferentes, una es cuando estoy ansiosa por la espera de resultados o cuando estoy preocupada por algo en términos de salud; para estos momentos, escucho mi playlist de música de iglesia, algunos se podrán reír un poco, pero en verdad cada que escucho esa lista de canciones me genera un estado de calma que difícilmente consigo con otra cosa.

Y tengo otra lista que es de música muy alegre, esta me levanta el ánimo cuando me siento apachurrada, me ayuda a cargarme de pila y esperanza, y me ayuda a combatir el miedo hacia el futuro, básicamente hace que me reencuentre con el presente, y no sólo eso, también hace que me ponga a bailar.

Aquí les dejo mi playlist “Pa’rriba el ánimo”, es probable que no a todos les guste, pero me encantaría que por lo menos les sirva como inspiración para crear sus propios rituales, entre ellos listas de música.

  • Un desayuno “caprichoso” después de un estudio médico.

Otro tipo de ritual que tengo después de un pet o una tomografía computarizada, es comerme un sándwich delicioso y un brownie con doble chocolate de la cafetería de enfrente de los laboratorios en donde siempre me hacen los estudios.

Aunque no lo crean, me motiva saber que terminando el estudio, comeré este combo. Esta simple actividad me emociona y hace más sencillo el proceso de los estudios para mí. Es importante mencionar que jamás se me antojan los sándwiches y brownies de esa cafetería, solamente lo hago cuando salgo de un estudio y eso lo hace mucho más placentero y atractivo. También es importante recordarles que un día antes de los estudios, generalmente sigo una dieta con CERO azúcar, CERO lácteos y CERO harinas; ya se imaginarán a que me sabe eso y la emoción con la que me lo como cada que termina mi estudio.

  • Ritual para mi tratamiento

En algún anterior, les conté que cuando estaba en tratamiento de inmunoterapia, disfrutaba las galletas de animalitos que me ofrecían las enfermeras; pues creo que eran parte de un ritual que tenía sin realmente ser consciente de que lo tenía, pues en cada tratamiento no podían faltar, mi cobija calientita (hecha por mi mamá), mis pants morados cómodos ( obsequio de mi hermana), mi libro y mis galletas. Hoy estoy segura de que esos pequeños detalles me hacían pasar el momento más fácil, y de alguna forma me sentía acompañada a distancia.

  • Fregar a Dios

Y mi ritual favorito y más efectivo para todo tipo de situaciones es hablar con Dios, pedirle, pedirle y pedirle que nunca me suelte pase lo que pase; y que me ayude a transformar mis miedos en fe.

Es probable que ya tengas rituales “bautizados” o sin bautizar, es decir, que tengas rituales sin darte cuenta de que lo son, pues te ayudan a pasar los momento amargos, mucho más placenteros y dulces. Te aconsejo que trates de ser consciente de estos “rituales” para así, poder sacarles el mejor provecho posible, y sobre todo poder utilizarlos cuando sean necesarios.

Trata de ser consciente de las emociones que sientes en esos momentos difíciles, y pregúntate ¿qué cosas o actividades pudieran ayudar a hacerme sentir mejor?, y en base a eso, crea tus propios rituales y prueba hasta encontrar el que te funciona mejor.

Si notas que cada visita con tu doctor o cada estudio te generará ciertas sensaciones negativas, y aparte tu cabeza no para de darle vueltas al asunto, busca rituales como, escuchar música o leer libros para esos momentos. Esto te ayudará a pasar momento más placentero y también distraerás a tu cerebro de pensar tonterías.

¡Estas son solo algunas ideas!, El chiste aquí es que tú crees tus propios rituales, los cuales te ayuden a pasar de la mejor manera los momentos más difíciles de tu propio proceso.

Sígueme leyendo.

Laura

Bienvenido a este espacio, por el cual platico mi experiencia con melanoma y la forma en que veo la vida después de ser tocada por esta enfermedad- Laura A

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store